Posts Tagged ‘INAH’

24-05-2016 12-38-27 p-m-La lluvia de miles de años sobre rocas carbonatadas formó una gran cantidad de cuevas secas e inundadas (cenotes) en la Península de Yucatán. Los cálculos más conservadores han estimado un aproximado de seis mil cenotes en esta gran superficie kárstica. Desde el año 2000, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realiza, a través de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), diversas investigaciones en estos contextos, y ahora apoya un proyecto de largo aliento para hacer un registro digital detallado de algunos de estos estos cuerpos de agua, denominado: el Gran Acuífero Maya.

El arqueólogo subacuático Guillermo de Anda Alanís, responsable del proyecto el Gran Acuífero Maya y quien recibió en 2012 el nombramiento anual de la National Geographic como Explorador Emergente, informó que este “censo” generará videos inmersivos de espacios que dentro de la cosmovisión de los mayas, antiguos y presentes, son un umbral sagrado que posibilita la comunicación de un plano cósmico a otro.

Para comenzar a integrar este gran rompecabezas acuífero, que se distribuye en los 145 mil kilómetros cuadrados que abarca la península, dividida en Campeche, Yucatán y Quintana Roo, los especialistas han trazado una primera ruta que empieza desde el sur, en la frontera con Belice, y que abarca 10 zonas quintanarroenses, entre ellas: Bacalar (en cuya laguna existen cenotes), Chumpón, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Muyil y Tinum.

En este proyecto se empleará un programa computacional capaz de procesar miles de imágenes fotográficas que se capturan desde varios ángulos a fin de crear modelos en tercera dimensión (3D) tanto de los materiales como de los contextos que los contienen. Este programa ya fue empleado con resultados en Tulum, en 2013.

Fuente / http://sipse.com/ 24 Mayo 2016

Advertisements

130416180a18a07med CANCÚN, Q. Roo.- Los cenotes y acuíferos mayas serán objeto de estudio durante cinco años mediante un proyecto denominado “El gran acuífero maya”, lo que permitirá establecer políticas públicas para su conservación, detectar contaminación en ellos y al mismo tiempo impulsar el turismo.

Es un proyecto múltiple en el que participarán arqueólogos, dos biólogos, una oceanógrafa y geólogos, de National Geographic Explore, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Universidad Tecnológica de la Riviera Maya, que es el vínculo académico de la zona, y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), adelantó Guillermo de Anda, arqueólogo subacuático de National Geographic.

“Empezamos hace dos meses y la primera etapa del proyecto será presentada en enero, para ello se cuenta con un presupuesto de 220 mil dólares, aunque la intención es incrementarla a 800 mil dólares cada año”, destacó.

Los fondos vienen del Banco de Desarrollo para América Latina que está preocupando por la contaminación del agua de estos lugares.

Serán varias líneas de investigación: arqueología, la recuperación y preservación digital; ambiental,  el cual permita saber en qué zonas los cenotes y cavernas están contaminados, y el fomento al turismo.

Conteo de cenotes y cavernas

Además permitirá contar con un conteo de cenotes y cavernas, el cual será proporcionado al INAH para completar el Atlas que están realizando desde hace años, ya que actualmente no se sabe y esto impide promocionarlos.

Serán ocho zonas estratégicas de la península que estarán siendo estudiadas durante los cinco años,  agregó Guillermo de Anda.

En la primera etapa estudiarán la zona sur de Quintana Roo hacia  Bacalar, después la zona maya de Carrillo Puerto, Tulum hasta Cobá; Chichén Itzá y la Zona de la Laguna Chabela.

“Al terminar la primera fase vamos a proponer políticas públicas generales de toda la península maya, ya que actualmente cada estado se rige con sus reglas y normas, y es necesario hacer una propuesta viable que norme el acuífero de la península.

Establecer número de visitantes

En el tema turístico, será necesario establecer el número de visitantes que un cenote puede recibir en un día para no dañarlo, ya que ahora algunos reciben hasta mil personas diarias.

“Esto provoca zonas de contaminación y de regularlo esto terminaría, además de que incrementarían las visitas que gustan de la cultura, ya que los cenotes son lugares místicos”, detalló Guillermo de Anda.

Queremos fomentar el turismo de una manera sustentable y estaríamos impulsando las visitas subacuáticas que incluso darían empleo a arqueólogos  que servirían como guías.

De resultar positiva y contar con los recursos económicos, incluso los cenotes tendrían museos dentro del agua y fuera, ya que hay restos de la era de hielo dentro de los lugares, que están siendo estudiados.

Fuente/Sipse.com

CHETUMAL, Q. Roo.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) logró un primer acuerdo con el Ejido de Bacalar para la expropiación de 100 hectáreas donde se encuentra Ichkabal.

Adriana Vel2705159e68cc60emed.jpgázquez Morlet, delegada del Instituto en el Estado, señaló que no se tiene previsto abrir el sitio este año, sin embargo, lograr que el Gobierno Federal tenga los títulos de propiedad es un paso importante para que en tres años se pueda abrir al público.

Entrevistada en el Aeropuerto Internacional de Chetumal, la delegada federal comentó de su reunión con María Teresa Franco, directora general del INAH, a quien le notificó de los avances obtenidos.

“Es un primer avance para una futura apertura y la continuación de los trabajos, pero creo que hemos dado un paso importante. El acuerdo con el ejido Bacalar es un requisito indispensable para abrir el sitio al público”.

Para que el INAH pueda abrir un sitio arqueológico, primero el Gobierno Federal debe ser el propietario de la tierra.

“Algo similar se realizó con San Miguelito en Cancún, y ahora tenemos un logro significativo aquí en el sur”.

Acuerdos

Asimismo, dijo que dentro de los informes rendidos a la Dirección General se encuentran los acuerdos que han hecho con instituciones federales como la Reforma Agraria Nacional (RAN) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“Estos convenios son el en sentido de que toda la gente que solicita apoyos para programas de riego, para caminos saca-cosecha o caminos de acceso a pozos, incluso, los mismos pozos de agua, se coordinen con el INAH para evitar cualquier destrucción en la zona de Ichkabal, haciendo recorridos previos para determinar posibles desvíos y áreas de riego”.

Velázquez Morlet señaló que el próximo jueves sostendrán una reunión con representantes de Conservación Nacional para trabajar con el tema de problemáticas de conservación de Ichkabal y de otros sitios del sur del estado.

El sitio arqueológico en cuestión, ubicado 40 kilómetros al poniente de la ciudad de Bacalar, fue descubierto en 1995 y todo indica que se trata de un centro político-religioso de gran trascendencia en el mundo maya, con una estructura principal de más de 40 metros de altura y 200 metros de base, superando incluso a la famosísima pirámide de Chichen Itzá.